Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

martes, 7 de agosto de 2012

Por un puñado de castañas



Una anécdota que puede evidenciar tanto el sentimiento del honor y deber medievales como el ambiente de violencia y crispación que se vivía en aquellos tiempos, sería la ocurrida a las familias de Butrón y Zamudio en mil doscientos setenta y cinco. 


Cuenta don Lope de Salazar en sus Bienandanzas que, en aquellos años, se encontraban enfrentados Ochoa de Butrón e Iñigo Ortiz de Ibargoien, su primo. Habían comenzado esta pendencia años atrás sus padres, hermanos entre sí, al disputar sobre cuál valía más en la tierra.
Enfrentados los hermanos se enfrentaron sus gentes y trasmitieron la enemistad a sus hijos. Se sucedieron los enfrentamientos y era ya mucha la sangre derramada por ambas familias cuando Iñigo Ortiz de Ibargoien, a la vuelta de uno de sus frecuentes viajes a la corte, se halló obligado a pasar por Zamudio, población vecina a las tierras de su primo y enemigo, Ochoa de Butrón. 
Temeroso de que su familiar le atacara aprovechándose de las pocas gentes que le acompañaban, se acercó a casa de Fortún Sánchez de Zamudio, hombre de honor reconocido en toda la zona. Viejos aliados, contó Iñigo sus miedos a Fortún y le rogó que le escoltara hasta su casa, ya que siendo él hombre poderoso no tendría el de Butrón la osadía de atacarles si le acompañaba en el camino a su casa. No era ésta una idea muy del agrado del de Zamudio, que trataba de no enemistarse con ninguno de los dos pero, como el de Ibargoien solo le pedía que cabalgase a su lado y que una vez en su casa podría volverse llevando con él su eterna gratitud, no pudo sino aceptar, so pena de ser tenido por cobarde y mal amigo, lo que le avergonzaría –a él y a su linaje- por el resto de sus días. De manera que armó a ciento cincuenta hombre de a caballo y marchó con el de Ibargoien con la firme intención de volverse tan pronto lo dejara en campo seguro.  
Lamentablemente, una vez llegados la torre de Ibargoien, Iñigo Ortiz no consintió en dejar marchar a su protector antes de agasajarlo como merecía y le suplicó que se quedara cuando menos a comer. Fortún se negó en principio, pero Iñigo insistió diciéndole que consideraría una deshonra el que se marchara de su casa sin que le permitiera agradecerle el favor. Ante tamañas razones no pudo negarse el de Zamudio, de manera que acabaron entrando los hidalgos a la torre y sus hombres se dispersaron por los alrededores buscando matar el tiempo mientras sus señores disfrutaban de una bien merecida comida.

Entre tanto, Ochoa de Butrón, hombre soberbio y muy pagado de sí mismo, supo que el de Zamudio había llegado a tierras de su primo acompañado de un ejército armado. No podía saber la verdadera razón por la que las tropas de Zamudio se encontraban en la torre de Ibargoien, pero consideró como una ofensa personal el que alguien a quien tenía como aliado aportara gente armada a su enemigo jurado. Ofendido y furioso, organizó lo más rápido que pudo a cuanta gente tenía preparada dispuesto a exterminar a quienes consideraba le habían injuriado.
Por suerte, estaba de visita en su casa el caballero de Arzamendi, que había llegado acompañado de su mujer y un puñado de buenos escuderos, precisamente para tratar de poner paz entre los primos. Cuando el caballero vio que Ochoa disponía a sus gentes para la batalla, salió a su encuentro y le explicó que los zamudianos únicamente estaban de paso por la torre de Ibargoien. Consiguió así el de Arzamendi calmar al impetuoso hidalgo asegurándole que Fortún Sánchez no guardaba ninguna intención oculta y volvería a sus tierras tras la comida.

Mientras el de Butrón esperaba no muy convencido a que volviera la tranquilidad a sus fronteras, unos hombres de Zamudio, ociosos mientras su señor disfrutaba de las atenciones del de Ibargoien, paseaban por los alrededores cuando se toparon con una anciana que guardaba en su cabaña un saco de castañas. 
Por hambre o aburrimiento, se acercaron hasta ella y tomaron un puñado de aquellos frutos sin prestar atención a las protestas de la vieja. Para su desgracia, la mujer era sierva de los Butrón y comenzó a dar voces y tirarse de los pelos porque la robaban los de otro apellido, gritando que era una deshonra para Butrón el permitir que saquearan a sus vasallos en sus propias tierras. 
Tanto y tan fuerte chilló, que terminaron por oírla en el interior de la casa de los Ibargoien. Salieron los hidalgos al exterior para conocer la razón de tanto alboroto y se encontraron con la anciana que entre alaridos reclamaba castigo para quienes habían asaltado su casa. Antes sus quejas, trataron de calmarla con súplicas y regalos, pero solo conseguían que la mujer aumentara sus gritos exigiendo castigo para quienes le habían robado. Por el contrario, expresando las mayores muestras de duelo, marchó hacia Butrón para darle cuenta de la injuria a su señor.
Escamado al ver marchar a la vieja, Fortún Sánchez instó a su anfitrión para que terminaran con la comida lo antes posible y poder así volverse con sus hombres a Zamudio. Pero, conocedor de la arrogancia del de Butrón, también indicó a sus hombres que se apercibiesen y estuvieran dispuestos para entrar en combate en el momento menos esperado.

Por fin, la vieja había alcanzó la casa de Butrón para dar allí rienda suelta a su rabia. Ante su señor y sus gentes mostró los arañazos con los que ella misma había rasgado su cara y reclamó al mayor de los Butrón que vengase la afrenta a la que los de Zamudio habían sometido a un criado de su apellido. Ochoa, el pariente mayor de los Butrón, que ya estaba bastante escamado, ante la insinuación por parte de la vieja de que no era capaz de mantener a sus enemigos a raya, quiso salir de inmediato para dar un escarmiento a aquellos que se habían atrevido a entrar a sus tierras para afrentar su nombre vejando a uno de sus servidores, aunque fuera a el último y más infame de entre ellos. Una vez más, quienes le acompañaban consiguieron convencerle de que tampoco era para tanto la cosa y le aconsejaron que, en lugar de tomar las armas, diese a la vieja unas cuantas palabras de consuelo y un par de monedas y diera por terminado tan enojoso asunto sin más escándalos ni líos.

Ya parecía todo más tranquilo cuando Ochoa de Butrón, su hijo mayor, se acercó  a su padre para recriminarle:
- Averguenzas al caballero de Arzamendi. Quedas ante él, que ha llegado a nuestra casa esperando encontrarse con un señor, como un pobre campesino sin honra ni valor.
Su padre, amo y señor de aquellas tierras y gentes, propietario y dueño de sus vidas y haciendas, se volvió hacia el joven:
- Hijo de tu madre tenías que ser... siendo hijo de ella no podía esperarse mucho más de ti.
  Al oír estas palabras, le respondió el hijo:
- Señor, pues vayamos allí y veremos quién merece en realidad la honra en esta familia.

 Sin esperar ninguna respuesta, tomó las armas, saltó sobre su caballo y salió a enfrentarse el solo con los zamudianos. Como era lógico,  no podían dejarle ir solo a la muerte, de manera que tras él salió el resto de hombres de la casa dirigidos por su padre. Así, no tardó en llegar el ejército de Butrón a Ibargoien y en el repentino asalto consiguieron abatir a dos hombres de los de Zamudio antes de que pudieran econtrar refugio en la casa de Ibargoien. El resto se refugió tras los muros de la casa para defenderse del ataque y el de Butrón se encontró con que no tenía medios de asaltar la torre. Enfurecido y ciego de soberbia,  sin parase a evaluar sus fuerzas, comenzó a dar voces a los encerrados tratando de herir su orgullo para conseguir así que salieran a campo descubierto:

- Salid, salid los de Zamudio si de verdad sois caballero.
   
Ante semejante provocación, los sitiados no podían mantenerse en silencio, de manera que al poco salieron todos de la casa perfectamente armados. 
Salió al campo Fortún Sánchez sobre su caballo de batalla, cabalgaba a su lado Iñigo Ortiz de Ibargoien y tras ellos, el resto de sus gentes a pie. Entre los contendientes se alzaba un pequeño cerro y todos pretendían gozar de la ventaja de atacar desde lo alto, de manera que corrieron para alcanzar la cima. Los de a caballo se movían -lógicamente- más rápido que los peones, de manera que se encontraron en la campa que había sobre el altozano los cinco caballeros: Fortún Sánchez e Iñigo de Ibargoien, con los dos de Butrón -padre e hijo- acompañados por el caballero de Arzamendi. 
Cargaron unos contra los otros y en el primer encontronazo, Fortún Sanchez alcanzó con su lanza en la gorguera al señor de Butrón arrancándolo de su caballo con el cuello destrozado.  Mientras el padre caía, el hijo alcanzó a Iñigo Ortiz de Ibargoien con la lanza en la boca arrebatándole la vida con el acero de la moharra. 
Tras el primer encuentro, revolvieron los caballos para encontrarse frente a frente Fortún Sánchez de Zamudio con el primogénito de los Butrón y el de Arzamendi. Solo frente a dos enemigos, el zamudiano hizo retroceder a su caballo para colocarse de espaldas a un grueso árbol y desde esta posición se enfretó cara a cara con sus enemigos. Le atacaron ambos caballeros, pero tan reciamente se defendía el de Zamudio que nadie podía alcanzarle. Aún peleaban cuando comenzaron a llegar al alto los peones de Butrón y ni tan siquiera estos podía acercarse al feroz caballero. Pero pese a su denodada resistencia, comenzaban a agotarse sus fuerzas a Fortún  de Zamudio cuando vio acercarse al campo a su sobrino Ochoa de Sondika, un joven de veintidós años, hijo de su hermana. Al verle con una ballesta ya armada en la mano, le gritó:
- Sobrino, socórreme.

  El mozo no dudó un momento, se echó el arma a la cara y disparó sobre el caballero que le quedaba más cercano. 
El virote golpeó a Ochoa de Butrón en el momento en que alzaba el brazo para herir a Fortún de Zamudio y, atravesando el perpunte, se hundió profundamente en su costado. Sintiéndose herido de muerte, giró el caballo para galopar hasta su casa seguido por Aranzamendi. Mientras, dirimían la batalla los peones cubriendo de sangre el prado. Los de Butrón, sin capitan que los dirigiera, fueron derrotados y cayeron trece de ellos antes de poder retirarse a sus cuarteles.
Fortún Sánchez tomó el cuerpo de su amigo Iñigo Ortiz y, con el máximo respeto y hondo pesar, lo transportó sobre su caballo hasta su casa de Ibargoien. No quiso perder más tiempo y sin esperar a las exequias tornó con su gente a Zamudio. Allí, descabalgó en el patio de palacio y entregó caballo y armas a los criados. 
Se estaba despojando de la ropa ensangrentada cuando se le acercó su sobrino Ordoño. El joven, aún exaltado por la victoria, señaló el carmesí que la sangre de los enemigos muertos habían dejado sobre el perpunte de su tío y comentó:

- Aita, vichía
Queriendo decir en su vascuence:
- Padre, que hermosas joyas traes.

A lo que el veterano soldado, sabiendo las consecuencias que las muertes de ese día atraerían a su familia, le contestó:
- Sobrino, si supieras las "vichias" que hemos ganado hoy para tu linaje, no te alegrarías tanto como lo haces.
  
Tristemente, tenía razón Fortún Sánchez. La muerte de Ochoa de Butrón y su primogénito, conllevó la enemistad de los Butrón con los zamudianos. Luchas, hostilidades y muertes en un longevo enfrentamiento que duraba aún en tiempos de nuestro narrador, dos siglos más tarde.

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia