Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

viernes, 14 de febrero de 2014

Grabados medievales

Hoy, simplemente, ofrecer a quienes leen este blog, y a todos los amantes del medioevo, una  página maravillosa donde encontrar imágenes de aquél período.  

Una extensa colección de grabados medievales y miniaturas centrada en soldados medievales con armadura.
En ella podremos ver, tal y como los veían sus contemporáneos, a espantosos elefantes de guerra y cruentas batallas.                                                        Damas con su caballero,
   o armas de asedio.  Realmente, una página donde perderse y revivir el mundo de la guerra medieval.    












         




martes, 28 de enero de 2014

Batallas medievales: Pero Niño en Jersey

Bien, como había prometido,  continuaremos con el desarrollo de la batalla de Jersey.

Habíamos dejado a los castellanos formados en una primera línea de dos alas formadas por paveseros, tras la que se resguardaban lanceros, arqueros ballesteros y demás gente “mal armada” (es decir, todos aquellos que no estaban guarnecidos con vestimentas protectoras, equipación de la que solamente disfrutaban los hombres de armas). Para poder interpretar y trasmitir las órdenes del capitán, Pero Niño colocó uno de sus hombres de armas entre ellos. 
Tras esta primera haz de gente ligera protegida por el muro de madera y cuero que formaban los paveses, a la prudencial distancia de treinta  o cuarenta pasos (entre 42 y 56 metros, es decir, fuera del alcance mortal de los arcos largos ingleses, que a esa distancia tan solo podían tratar de herirlos en tiro curvo, inútil para gente bien protegida) dispuso su batalla de hombre de armas, perfectamente equipados de armas ofensivas y defensivas. Disponía aquí Pero Niño de unos mil hombres de armas entre castellanos, bretones y normandos.

Lo ingleses enfrentaban su batalla con unos tres mil hombres a pie, mil de ellos hombres de armas, más doscientos de a caballo, que se acercaron por el lado del mar.

Cargó primero la caballería inglesa, tratando de tomar las espaldas de las líneas franco-castellanas, pero las defensas dispuestas y la gente bien ordenada les obligaron a retroceder sin que pudieran alcanzar su objetivo. Avanzaron entonces los ingleses y el capitán castellano ordenó a su vez tocar avance a las trompetas, y a la señal, se adelantaron sus haces a paso quedo sin perder la formación cerrada. Solo avanzaron unos pocos pasos, los suficientes para que sus gentes no esperaran quietos el avance de los ingleses, pero sin cargar contra el enemigo, esperando que fueran ellos quienes cargaran contra las filas castellanas.
http://manuscriptminiatures.com/search/?tags=%22crossbow%22
Efectivamente, al iniciar el avance los castellanos, los ingleses rompieron en ataque  y cargaron todos, a pie y a caballo contra las pavesadas, salvo los mil hombres de armas que avanzaron paso a paso y sin romper sus líneas.
Recibieron los castellanos a la caballería y a la infantería ligera enemiga con piedras, dardos, saetas y  flechas que causaron estragos entre las filas de soldados mal protegidos. A quienes alcanzaban los paveses los rechazaban los pillastres, con sus pilas o lanzas pesadas y tan férrea fue la defensa castellana y tan ordenadas estaban las filas, que les fue imposible superarlas y hubieron finalmente de retirarse.
Entre tanto, llegaron al lugar la infantería pesada inglesa y, como los pavesados, ballesteros y demás gente ligera de Pero Niño habían salido en persecución de los ingleses que huían, atravesaron las filas desordenadas. 
Solo entonces avanzó el capitán castellano su batalla para encontrarse con ellos.

Fue recio el encuentro. Se encontraron con las lanzas y cayeron gran número de gentes y aún a los caídos lanceaban. Rotas las lanzas, y acortadas las distancias, echaron mano entonces los hombres a sus armas de mano para atacar con hachas y espadas en una melé de hierro y muerte. 
Pronto, de tan violenta que era la lucha,  se vio a hombres agotados desprenderse de bacinetes, brazales y musequíes para poder seguir luchando. Y aún había a quienes, ya sin fuerzas, se les caían las hachas de sus manos y atacaban entonces al enemigo con las dagas e incluso con las manos desnudas, empeñados en derribar a sus adversarios. 
Caían unos y otros se alzaban, mientras por todas partes se veían gentes corriendo y luchando. En palabras del cronista, tan dura era la pelea que al mejor luchador que entonces hubiera le costaría asaz trabajo en combatir en ella. Y tan buenos eran los hombres de ambas partes y tanta voluntad ponían en a lucha, que de no ser por el ardid que Pero Niño urdió, en poco más de una hora acabaran todos muertos.
Pero el capitán castellano se había fijado que tras las líneas inglesas ondeaba un pendón blanco con la cruz de san Jorge. La bandera de los ingleses, que se mantenía enhiesta pese a que la mayor parte de los estandartes habían sido derribados. 
Llamó entonces al caballero Etor de Pombrianes y a los normandos que le guardaban, juntó además a cuantos hombres de armas pudo entre el fragor de la lucha, y con unos cincuenta hombres rodeó las filas en combate y con gran esfuerzo, alcanzaron la posición donde estaba el pendón inglés. 
Se enfrentaron en dura pelea, pues allí se encontraba lo más granado de ambos ejércitos, hasta que cayó muerto el capitán inglés, a quien llamaban Receveur.
Aquí el cronista, alférez -o lo que es lo mismo, portador de la bandera- de Pero Niño, especifica que él mismo lo vio muerto a sus pies. Indicando que: Y de todo esto puede dar fe el que tenía la bandera del capitán. Para continuar luego narrando que tantos fueron los caídos entre quienes defendían la enseña inglesa que los castellanos no podían seguir avanzando, pero al fin consiguieron alcanzar el pendón y derribarlo.
Cuando los ingleses dejaron de ver el pendón de su capitán, sin nadie que les trasmitiera las órdenes y sin saber si había podido el enemigo rodearles, se dieron a la fuga cada uno por su lado.
Alcanzada la victoria, el capitán castellano se encontró dueño del campo de batalla pero con la mitad de su ejército -galeotes, ballesteros, pillartes y demás gentes que habían formado el primer haz de la batalla- derramados por las tierras vecinas tras el enemigo. De manera que ordenó a su alférez que mantuviese la posición con sus tropas hasta que él, junto a otros caballeros, recogieran al resto de sus tropas. 
Tardaron en agruparlas más de dos horas y hubo de permanecer el haz del alférez firme en su posición hasta que el resto de las gentes no estuvieron en los navíos.
Solo entonces tornaron a sus posiciones en la isla pequeña al lugar donde  había ordenado montar su campamento y donde al fin pudieron descansar, comer quienes quisieron  y curar a sus heridos.


Entre otros muchos detalles, en este relato se puede apreciar la importancia que el alférez tenía en el ejército medieval. No olvidemos que había de ser hombre de la máxima confianza del capitán y la persona más fiable a la hora de narrar cada acto de la batalla, pues estaba obligado a mantenerse junto a él, atento a trasmitir sus órdenes a las demás banderas, a comunicar a su señor los movimientos de sus tropas, vigilar las maniobras del contrario y defender su pendón del enemigo.


Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia