Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

martes, 25 de octubre de 2011

Falsas creencias sobre las batallas medievales y la guerra en la edad media – I

Con algo de retraso, trataré de desenmascarar algunas de las leyendas tejidas en torno a la edad media y sus guerras y empezaré por tratar de describir el sistema de vida en la España medieval (Hispania para los puristas).

Existían entonces en la península dos grandes sistemas económicos, dos modos de vida claramente diferenciados que comportaban diferentes modos de gobierno y por lo tanto diferentes conceptos de la guerra y el ejército. Por un lado estaba el mundo musulmán, regido por un monarca todopoderoso que controlaba los medios de producción y comercio, y sobre el que recaía toda la responsabilidad militar y religiosa. Desde la llegada al poder de los almohades, la Yihad dejaba de ser una obligación de todo creyente para pasar a ser responsabilidad exclusiva del califa, representante del profeta en la tierra y encargado de cumplir sus enseñanzas. Por otro lado, el territorio que ocupaban, a más de poder disponer de los bienes y mercancías que el imperio conseguía en tierras africanas, englobaba las fecundas tierras de al-Andalus, Murcia y el Levante, capaces de mantener sin problemas a toda su población, y permitir a un amplio sector poblacional dedicarse exclusivamente a la producción de bienes, dentro de una economía basada en la agricultura y el comercio, dos fuentes generosas de riqueza. En contraposición a este mundo, se encontraban los reinos cristianos. De extensión reducida, con tierras de producción no tan diversificada y mucho menos productivas que las musulmanas y con una estructura social perfectamente estructurada, pero no tan autocrática como la islámica, donde el rey debía ajustar sus pretensiones a una nobleza fuerte y bien armada.

La sociedad cristiana medieval tenía tres fuentes principales de ingresos: la agricultura (principalmente cereal), la ganadería lanar y la guerra. Un hacendado cristiano empleaba medio año en sembrar y recoger sus cosechas, de esta manera, una vez realizada la siega y vendimia, disponía de unos pocos meses para dedicarse a su segunda actividad profesional, la guerra. Equipaba a su cargo cuantos hombres de armas podía y salía de algarada sobre los reinos vecinos -fueran éstos moros o cristianos- para conseguir efectivo. Considerada la guerra como una actividad puramente económica, sus ingresos complementaban los conseguidos de la tierra y el ganado. Además, servía para disminuir los recursos del enemigo y despoblaba zonas productivas que podían ser ocupadas por mano de obra propia. De esta manera se iba ganando, lentamente, tierras al contrario. Tampoco debemos olvidar que el entablar una batalla campal suponía jugarse el futuro (y la vida) a una sola carta, y ningún profesional que se precie está dispuesto a hacerlo, salvo que no tenga otro remedio, o la posible ganancia sea tan grande que merezca la pena asumir semejante riesgo.

Esta es la razón primera por la que la mal llamada reconquista ocupara un lapso tan largo de tiempo, nadie tenía capacidad ni población para anexionarse de repente una extensión demasiado grande de tierras. Un noble, o un rey, no disponía de miles de hombres armados y solo en muy contadas ocasiones excepcionales podían llegar a alcanzarse semejantes contingentes. No podemos olvidar que hablamos de una época sin carreteras asfaltadas, ni grandes núcleos de población, sin saneamientos ni otros medios de transporte que los animales. Para imaginar un ejército medieval en movimiento y las limitaciones con las que se encontraría, un solo dato: un caballo de batalla, a más del heno o la hierba que pueda comer en el campo, necesita del orden de unos 3 kg. de grano y 20 litros de agua diarios, también las acémilas que han de transportar el pienso y la impedimenta han de beber y comer. Los hombres también comen (y todos, hombres y bestias, descomen) imaginad ahora el desplazar los miles de hombres que nos cuentan las crónicas marchar durante cientos de kilómetros campo a través hacia la batalla. Resulta algo tan costoso en tiempo, dinero y dedicación que solo se podría realizar en contadísimas excepciones. Por el contrario, cinco, diez, o cincuenta soldados bien armados eran perfectamente capaces de recorrer largas distancias, atacar al enemigo descuidado y volver a casa cargados de botín. Muy pocos pueblos (y no tantas ciudades) de hoy en día serían capaces de enfrentarse a un cuerpo de operaciones especiales del ejército que les atacara de improviso, imaginemos el efecto que treinta hombres armados de pies a cabeza podrían ejercer en los campesinos desarmados que se encontraran con ellos a las puertas de su aldea.

Un solo ejemplo: Toledo nunca fue conquistada en batalla abierta, sino que, agostados sus campos por el enemigo y desplazados sus campesinos por la inseguridad en sus tierras, arruinada su economía, cambió de manos sin necesidad de asaltar sus murallas.

Una vez aclarado que las batallas medievales fueron la excepción y no la regla durante toda la edad media, hablaremos en un próximo capítulo de cómo se disponían los ejércitos medievales en el campo de batalla y sus tácticas militares.

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia