Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

martes, 31 de diciembre de 2013

Batallas medievales

Es una idea bastante generalizada el considerar  las batallas medievales  como dos masas de individuos enfrentados los unos a los otros sin orden ni concierto. Como también se da por aceptado el que las batallas en aquellos años se resolvían en una serie de combates individuales entre los diferentes individuos que formaban los contingentes enfrentados.
Según esta disparatada teoría, dos muchedumbres de hombres, a pie o a caballo, todos cargados de hierro y blandiendo hermosas espadas, cargaban lo más rápido que les permitían sus piernas o sus caballos contra el enemigo. Cuando se encontraban, se trababan en lucha singular con el contrario que les caía más cercano hasta derribarlo para cargar entonces contra otro hasta que uno de los contendientes era arrollado o huía.
Nada más lejano de la realidad. Resulta complicado el admitir que caballeros y reyes, expertos en sus ocupaciones y  veteranos de mil batallas, se enfrentaran de esta manera.
Infinidad de tratados militares medievales y anteriores (hay que leer a Vegecio) detallan la correcta disposición de las tropas para optimizar los resultados, en función de las gentes de que se disponga y sus equipamientos. Pero, además, alguno de los protagonistas de aquella historia nos ha dejado narraciones perfectamente detalladas de cómo resolvían estos conflictos.

Un experto en aprovechar al máximo el terrero y sus recursos, fue nuestro ya buen amigo Pero Niño. Y a él nos remitiremos para detallar la disposición de hombres y armas en una batalla medieval real.
Nos cuenta el cronista que, tras tomar tierra al mando de unos dos mil hombres, en la isla de “Jarsey” (supongo que se refiere a Jersey) dispone todas sus fuerzas a pie en dos haces, o batallas, (batalla o haz era como denominaban en aquellos años a las secciones del ejército en formación de combate) distribuidos de la siguiente manera:
Ordena la primera haz en dos alas de 60 paveses cada una, tras las que sitúa todos sus ballesteros y arqueros (frecheros) protegidos por lanceros (pillartes). A estos soldados les apoyan el resto de gente mal armada de la expedición,  que se encargarán de lanzar dardos, venablos y piedras (con onda o a mano) a los atacantes y entrar en el cuerpo a cuerpo si hubiera ocasión. Tras dejar un hombre de armas con la bandera de señales en esta primera batalla,  retrocedió Pero Niño como treinta o cuarenta pasos para formar su segunda haz, la formada por los hombres de armas. Estos, tanto caballeros como peones, y al contrario que la primera haz que estaba  formado por la infantería ligera, venían equipados con protecciones corporales, yelmos, petos, perpuntes, cotas y corazas, esgrimían  lanzas y portaban al cinto hachas, espadas y dagas. Constituían esta su segunda haz de infantería pesada unos mil hombres de armas, castellanos, bretones y normandos. Cada uno con sus estandartes y banderas de señales y tras ellos, la bandera de Pero Niño, que debía indicar los movimientos de las tropas y secciones.
Junto a su bandera, el capitán dispuso las bocinas de señales y esperó al enemigo.

Para tener una idea más exacta de lo que suponía esta disposición de tropas, tenemos que ser conscientes de que el hombre medieval medía –generalmente- entre 1’50 y 1’60 metros y de que un pavés medio alcanzaba 120 centímetros de altura por 60 de ancho.  Cualquier hombre quedaba entonces perfectamente cubierto por un solo pavés.
Por lo tanto, la disposición de dos alas de 60 paveses cada una, habría de enfrentar a los ingleses (unos tres mil a pie, incluyendo a sus famosos arqueros,  a los que se sumaron doscientos a caballo) una muralla de madera y cuero, insensible a cualquier proyectil que pudieran arrojarle. Tras ese muro infranqueable, los diferentes lanzadores se complementan para cubrir todo el campo. Los arqueros alcanzan más distancia y son más rápidos que los ballesteros, pero estos tienen un tiro recto mucho más potente, capaz de causar baja a través de armaduras y cotas, los mal armados lanzan piedras y venablos a los que consiguen sortear flechas y virotes y los armados con lanzas se encargan de quienes consigan acercarse.  
Tras esa pared de proyectiles, fuera del alcance de las flechas enemigas, los hombres de armas esperan que la primera haz desbarate los arqueros enemigos para entrar en batalla.
Como se puede comprobar, todo perfectamente previsto y calculado.


Y del resultado de la batalla, hablaremos en el siguiente artículo.

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia