Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

miércoles, 5 de diciembre de 2012

De cómo mató el conde don Tello a este Juan de Avendaño en Vilvao e la causa d'ello


Retomemos el asunto donde lo habíamos dejado la semana anterior.

Juan de Abendaño había dejado en evidencia en público al conde don Tello, señor de Vizcaya por aquél entonces, al conseguir que el caballo del conde saltara por encima de unos jabalíes que habían soltado en la plaza de Bilbao. Además, había realizado algunos comentarios no muy afortunados en referencia a la autoridad que pudiera ostentar para gobernar el señorío alguien que no era capaz ni de hacer que le obedeciera su propio caballo.

El caso es que, una vez terminados los festejos con los puercos y un tanto avergonzado por el espectáculo que había dado a sus súbditos, marchó don Tello a comer acompañado de todos los asistentes al festejo.  Mientras comían y comentaban los acontecimientos del día, algunos de los presentes comenzaron a señalar que no eran de recibo las palabras del hidalgo y que ningún señor que se preciara podría aceptar que uno de sus súbditos dijera eso de él, y menos aún en presencia de otras gentes.  Entre los que aseguraban al conde “que no era para en el mundo si tales cosas soportaba”, uno de los más empecinados era Pero Ruiz de Lezama, vecino del de Avendaño. 
Realmente que no queda muy claro si Pero Ruiz insistía tanto en asegurarlo porque realmente consideraba que las palabras pronunciadas en la plaza de Bilbao ofendían la dignidad de su señor, o porque su vecino cortejaba demasiado descaradamente a su señora doña Elvira (señora del de Lezama, claro está), que era muy hermosa y lozana -tanto, que aseguraban los de su tiempo que no la había igual de bella en toda Vizcaya- y el pobre don Pero la tenía encerrada en su torre de Lezama rodeada de criados  para que no la enamorara el don Juan de Avendaño.

Tanta cizaña sembraron entre unos y otros en el alma del señor de Vizcaya, que al final consiguieron su objetivo: que el conde don Tello considerara un grave atentado contra su autoridad y honor las palabras de don Juan.
Imagen de las Cantigas (siglo XIII) donde un  justicia, armado con su maza, persigue a unos  peregrinos falsamente acusados de robo.
Así, apenas terminada la comida, dio orden a sus maceros que se encargaran de que Juan de Avendaño no volviera a dejarle en evidencia delante de sus caballeros, ni volviera a cuestionar la capacidad del conde para gobernar el señorío. De manera que, en cuanto terminaron todos de comer, se acercaron disimuladamente al orgulloso hidalgo y de unos cuantos mazazos acabaron con él. Luego, como público escarmiento, arrojaron su cadáver por la ventana de palacio -que daba a la misma plaza donde le avergonzó- para que sus criados se hicieran cargo de los despojos y los llevaran a su tierra para darle cristiana sepultura.
Lictores con sus fasces al hombro.

La imagen de Las Cantigas que ilustra este artículo nos muestra como, ya hacia 1280,  la maza era un arma habitual para los encargados de ejecutar la justicia en tierras hispanas. 
Podemos concluir que nuestros maceros realizaban una función similar a la encargada a los lictores  con sus fasces en la época romana, preceder al poderoso como seña de dignidad, protegerle y ejecutar la justicia más inmediata. 

7 comentarios:

Mario goñi dijo...

Desconocía esta anécdota, parece ser que el Conde Tello tenía cosas en común con su hermanastro Pedro I, y no precisamente buenas

Anónimo dijo...

Desconocía esta anécdota, parece ser que el Conde Tello tenía cosas en común con su hermanastro Pedro I, y no precisamente buenas

Iñaki dijo...

Pues sí, parece que el bueno de don Tello no era un caballero muy social precisamente.
Pero esta anécdota nos ilustra de manera gráfica como era la sociedad y la justicia de aquél entonces.

Y aún, hoy en día, hay quien afirma que nunca ha estado la sociedad peor que ahora...

Joselondinium dijo...

Qué grande y emocionante y terrible episodio éste acaecido con Juan de Avendaño. Y me pregunto yo, ¿llevarían maceros en su séquito todos los señores de prestigio o sólo aquellos con rango de gobernante de alguna institución pública de la época?¿

Qué gran blog para los amantes de la Historia, Iñaki...

Iñaki dijo...

En principio, como comento en la entrada, los maceros eran justicias. Es decir, agentes oficiales de la ley encargados de ejecutar la justicia más inmediata, la que no había menester de jucio. Por eso, solo el rey podía conceder a una persona -alcaldes o jueces, normalmente- la dignidad de ser precedida por maceros.

Ahora bien, los magnates de la época, aquellos señores dueños de tierras y gentes, de vidas y propiedades, es de suponer que en sus desplazamientos habrían de llevar escoltas privadas y en aquellas situaciones en que no pudieran acompañarles su guardia al completo supongo que se harían acompañar al menos de uno o dos asesinos (que hoy llamaríamos guardaespaldas).
Por otro lado, ya hemos comentado en otras entradas que las espadas eran algo muy costoso y poco habitual en la edad media. Por lo tanto supongo que en más de una ocasión, estos guardaespaldas irían armados con mazas de combate.

¿Responde esto a tu pregunta?

Un saludo y gracias por participar en este tu/nuestro blog.

Joselondinium dijo...

Sin duda que responde, Iñaki. Este blog que tienes la amabilidad de ofrecer al público no es sólo fuente de conocimiento histórico, sino de diversión en el sentido más puro de la palabra para las personas que como tú y yo, por ejemplo, disfrutamos con el pasado del Hombre.

Un abrazo,
jose.

Iñaki dijo...

Favor que Usted nos hace.

Gracias por tu participación.

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia