Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

sábado, 9 de noviembre de 2013

Sexo medieval

Como tantas otras cosas, el sexo en la edad media se vivía de manera completamente diferente a como hoy lo entendemos. Y como es habitual, no era nada parecido a lo que comúnmente se cree.

De entrada, el famoso y tan socorrido en películas y novelas derecho de pernada, nunca existió.
Los señores tenían derechos fiscales sobre los siervos y el matrimonio podía suponer la desnaturalización de alguno de los contrayentes. Como esto podía suponer una pérdida de ingresos para su patrón, y como toda ocasión es buena para grabar con impuestos a los que no se pueden defender (¿de qué me suena a mí esto?), cuando un siervo libre se quería casar tenía que pagar cuatro sueldos a su señor.
¡Tenían que pagar impuestos para casarse! ¡Pobres campesinos medievales, como les explotaban!
Canecillo gótico.
Fotografía de José Luis Santos Fernández
El mito del traído derecho de pernada, bautizado inicialmente como lus primae noctis, o derecho a la primera noche, nace a principios del siglo XIII en el Estout de Goz. En este poema, escrito por un monje de Mont Sant Michel, en Francia, se describe lo terrible que sería para sus siervos el que prefirieran servir a un señor laico, capaz de los mayores excesos, incluso el obligarles a entregar la virginidad de sus novias. Aberración que, claro esta, los buenos monjes que les cobran sus impuestos no tienen intención de cometer para con sus fieles vasallos.
El bulo va creciendo hasta que en vísperas de la revolución francesa, Voltaire, para denigrar la imagen de la nobleza y exacerbar aún más el odio del pueblo hacia esta clase social, se inventa el término derecho de pernada.
Para aumentar aún más la confusión, en las Hispanias existía el derecho de cuarto, o derecho de pernil. El señor tenía derecho a una pata de cada cuadrúpedo de sus siervos y vasallos. De cada vaca, cerdo o cabra que se les muriera o mataran, una pata debía de ser entregada al señor. Más de un investigador insinúa que los ignorantes, o los mal interesados, mezclaron churras con merinas y acabaron confundiendo el derecho de pernil con el derecho de pernada.
En resumidas cuentas, el señor medieval, jamás tuvo derecho a violar ninguna novia. De hecho, durante el reinado de Alfonso X, se penaba con 500 sueldos de multa y, lo que resultaba mucho más gravoso al infractor, con la privación de todos sus cargos, a quien desflorara a una novia antes de su boda. 
Lo que realmente pasaba es que en aquellos tiempos el sexo no era algo tabú ni se escondía, ni era motivo de vergüenza. Era algo natural, cotidiano, que practicaban humanos y bestias con la misma espontaneidad y sencillez. Y su representación a parecí en iglesias, catedrales e incluso el mismo tapiz de Bayeux, ornamento de la catedral de Bayeux, muestra en sus márgenes algunas escenas de claro contenido erótico.

Una de las imágenes eróticas del
 tapiz de Bayeux
Lógicamente, los poderosos abusaban de su preeminencia, como en el resto de la vida y situaciones, y el sexo no era una excepción.
Pero, además, para la nobleza, el sexo era, o podía ser –como el resto de sus actos-  cuestión de honor. Ni más ni menos que los demás aspectos de su vida cotidiana. Era cuestión de honor el que no se pescara salmón en sus ríos, que no le robaran castañas los del apellido rival a una de sus campesinas, o que  el primogénito de los Capuletos se acostara con la niña de los Montescos. 
Al final, siempre resulta que el honor se limita a influencia, dinero y prestigio.

Ahora, pasamos a unas divertidas anécdotas, narradas por nuestro cronista preferido, sobre como vivían el sexo y las relaciones sentimentales nuestros banderizos.

Como ejemplo preclaro de la relación entre señor y siervo, valga los comentarios de Lope García de Salazar sobre su antepasado del mismo nombre, que tuvo ciento veinte hijos e hijas bastardos porque tenía gracia de preñar a toda mujer moza (recordemos aquí que moza se entendía entonces como virgen) de sus tierras.
Pero esto, que podría resultar una monstruosa aberración a los ojos de una personal normal del siglo XXI, no suponía especial deshonra para nadie. Ni para el señor, la moza ni el bastardo. Los hijos, reconocidos por su padre, toman el nombre de Salazar o de su madre, según prefieran, y adquieren derechos, tierras y posición. De igual modo, las hijas desposan con escuderos o hidalgos y ambos, varones o hembras,  pueden dar lugar a linajes propios.

Aunque los celos y violencias por el honor tampoco eran ajenas en aquellas fechas.
Cuentan que, muerto don Pero de Agüero en la Coruña, quedó huérfano su hijo Pero de dos años, como tutora su joven madre, doña María de Velasco y como gobernador del solar a su hermano García de Agüero. Este buen don García era hombre de fuerte temperamento no se sabe si porque pretendía mantener intacto la influencia y poder de la familia, porque le gustaría conseguir de su cuñada viuda algo más que el reconocimiento fraternal de sus esfuerzos o porque era hombre celoso del honor de su hermano muerto, el caso es que cada vez que la desconsolada viuda encontraba un hombro amable donde descargar sus penas, el bueno de García montaba en cólera.
Un inciso para recordar que en la edad media desposaban las mujeres apenas eran fértiles, en torno a los 14 o 15 años. Por lo tanto, una viuda con hijo de dos años es de suponer que tuviera entre 18 y 20 años.
Así que cuando en una visita a su cuñada se encontró que ésta estaba encamada con Pero González de Cornizo de Santander lo mató en el propio palacio de Agüero, y por la misma razón degolló a Diego de Ralas.
La buena de María debía de ser mujer bonita y ardiente, porque no tardó mucho en encontrar consuelo entre los brazos de Juan Sánchez de Alvarado, anciano de ochenta años. Pero no debía de ser muy discreta, porque su cuñado les encontró una noche a ambos en la misma cama. Nuevamente sacó su genio a relucir don García y, tras cortarle las turmas al pobre anciano, lo montó en su mula y lo devolvió a su casa en Laredo, donde murió al cabo de treinta días.
Se sabe que la pobre viuda acabó más  que harta de su cuñado, porque aliándose con algunos otros apellidos que también le tenían ganas al tal don García, lo prendieron una noche en casa de su madre, donde dormía, y lo decapitaron con la aquiescencia del Conde y el corregidor.
Es de suponer que a partir de ese momento la joven viuda pudo dedicarse con más tranquilidad a llevar su hacienda y a las laboras propias de su condición. 


No hay comentarios:

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia