Bienvenid@ este Blog, que pretende ser lugar de encuentro para todos los amantes de la edad media y sus gentes. Aquí hablaremos de cómo vivían, luchaban y morían aquellas gentes a las que toco vivir durante la edad media en esta Tierra Amarga.

Busca palabras y contenidos en las entradas anteriores de Tierra Amarga

Tierra amarga, tierra de Banderizos

Este nuevo blog de Iñaki Uriarte -y de todos aquellos que quieran participar en él-, nace con el propósido de convertirse en un pequeño rincón donde exponer noticias, ideas y teorías sobre la edad media, los banderizos, sus luchas y su tiempo.
Un tablón donde colocar esos datos que los eruditos normalmente sobreentienden y que a mí personalmente, como simple aficionado, son los que realmente me interesan. Para mí, hablar de los Banderizos es conocer sus métodos de lucha, sus armas, la importancia que para aquellos hombres podía tener su cabalgadura. Es tratar de entender cómo vivían y qué comían, sus vestidos y sus casas, su tiempo y sus penurias.
Por eso trataremos de colgar anécdotas sobre las banderías, los nombres de los más violentos banderizos, sus peleas y las guerras en que participaron.

Sin miradas tendenciosas, con veracidad, pero también con la curiosidad de quien está vivo y con la ilusión de quien aún recuerda los cuentos escuchados en su niñez sobre guerreros armados de punta en blanco galopando hacia el enemigo sobre su caballo bridón.

(Para ver todas las entradas, pincha sobre el título del blog, y si quieres saber sobre un tema ya tratado en este blog, escribe los términos de búsqueda en el recuadro de arriba y pincha en "Buscar")

La novela

La novela
Una historia de aventuras, caballeros medievales y oscuros asesinos en serie

Y su trailer

miércoles, 16 de diciembre de 2009

La caballería ligera medieval

De siempre se ha dicho que la mejor caballería del mundo fue la francesa, cuya carga no podía resistir ejército alguno, y se dice de ella que solo desapareció al generalizarse el uso de las armas de fuego. Sin entrar en comentarios sobre Crécy, Agincourt o tantas otras “hazañas” de la caballería pesada francesa, en tierras ibéricas llevaban siglos enfrentándose a esta caballería de grandes caballos y movimientos lentos los jinetes árabes, que montaban caballos más pequeños y rápidos que los europeos y empleaban con tremenda efectividad un sistema de lucha que enfrentaba la agilidad a la fuerza bruta.

Los rígidos caballeros cristianos se enfrentaron durante siglos a la caballería ligera de los ejércitos almohades, formados muy frecuentemente por guerreros zenetes o jenetes como les solían nombrar en tierras castellanas–, hábiles caballistas bereberes, que cedieron el nombre a su sistema de monta: La monta ligera o a la jineta. Gracias a ellos, hoy en día se denomina jinete a quien domina la práctica de la equitación.

El equipamiento de estos caballeros resultaba mucho más económico que el anterior y más eficaz para la lucha en tierras de banderizos: suelos agrestes y con pocos espacios para una carga eficaz de caballería pesada. Así, pronto los cristianos peninsulares adaptaron las mejoras africanas a su sistema de combate y nació la monta a la jineta, precursora de la caballería ligera y raíz de la monta “a la española”.

Los hacendados cristianos, apoyados por los reyes castellanos, cruzaron sus pesados caballos de guerra con los ejemplares rápidos y menudos de los sarracenos para conseguir un tipo de caballo fuerte, pero más ligero e impetuoso que los macizos caballos norteños y con él equiparon a sus huestes.

A un caballo más vivo, había de corresponder un caballero menos pesado. El jinete, se acomodó en una silla más liviana, con un fuste trasero reducido y equipada con unos estribos cortos en forma de media luna que le obligaban a montar con las piernas ligeramente flexionadas. En esta postura, dirigía el caballo mediante leves indicaciones de las rodillas, sin utilizar apenas bridas o espuelas y quedaba con ambas manos libres para golpear o defenderse. Se cubría con media armadura y celada y mostraba las calzas rojas que revelaban su condición de noble –“que Lope García dixo a los fijos e criados que matasen a los de calças vermexas, que eran fijos dalgo, que los otros eran omes comunes”– Igualmente se armaban de lanza y arma de mano, aunque su lanza era menos robusta que la de los caballeros de punta en blanco ya su función no era derribar a un coloso blindado, sino atravesar una brigantina o a un infante sin apenas protección.

Si la función de los caballeros de armadura blanca era romper con un choque directo las líneas del enemigo y aplastar sus defensas, en batalla la caballería ligera había de cubrir los flancos del ejército y hostigar al enemigo, envolviéndolo si era posible; Para, tras la victoria, perseguir luego a quienes se retiraban impidiéndoles reorganizarse, aumentar los daños causados y tratar de conseguir un botín lo más sustancioso posible.

En combate –y a fe que durante las guerras de bandos los hubo–, un jinete jamás entraría en contacto directo con un caballero de punta en blanco. Se limitaría a esquivar su acometida y a tratar de destriparle el caballo de un lanzazo. Porque no olvidemos que eso de no atacar al caballo solo era válido en los torneos, cuando parte de la ganancia del vencedor era la cabalgadura del vencido. En la guerra, todo valía –y vale– si te facilita la victoria.

También el equipo del caballo se atenuó, y se sustituyó su armadura pesada por una protección más liviana en cuero o tela acolchada.

El rey Fernando acabaría por imponer este tipo de caballería en Europa. Explotando la devastadora eficacia de la combinación de cuadros de infantes bien entrenados, picas y armas de fuego, la caballería dejó de ser el eje central del ejército y pasó a ser el cuerpo auxiliar encargado de explotar la victoria o minimizar la derrota.

2 comentarios:

Joselondinium dijo...

Hola, Iñaki:

Tanto este artículo como el de la caballería pesada me han parecido buenísimos y he desifrutado mucho leyendolos. Muchas gracias.

Por cierto, te comenté que tenía un blog. Es sobre temas generales, si te apetece echarle un vistazo te dejo la dirección.

http://joselondinium-quitandomelaropa.blogspot.com/

Un saludo y felices fiestas.

José Manuel.

Iñaki dijo...

¡Gracias a tí por leerlos!
Muy entretenido tu blog y tu pregunta realmente acertada. Estoy de acuerdo que la función primordial de una novela es entretener, aunque sea empleando dosis masivas de fantasía.

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476

Besamanos a Fernando V por los vizcainos en 1476
Pinchando el cuadro puedes acceder a la galería de fotografías de Tierra Amarga

Bilbao en el siglo XV

Bilbao en el siglo XV
Así se supone que podía ser Bilbao a finales de la Edad Media

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)

Casa torre de Etxaburu (fotografía de Txemi Ciria Uriarte)
La casa, origen del linaje, razón de ser de los bandos

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416

Espada de mano y media, también llamada espada bastarda - 1416
Armas de lujo para los privilegiados de la tierra

Entradas populares

Seguidores

Tierra Amarga|Crea tu insignia